10 cosas que un hijo necesita de su padre

Existe una labor más difícil que la de ser padre. Si estás de acuerdo conmigo, es posible que reconozcas que sería mucho más fácil si cada niño naciera con un manual de cómo criarlo.

Pero como esto no es así, digamos que eso de la paternidad es algo que se va aprendiendo por el camino.

Pese a lo antes dicho, una cosa es clara: todos los hijos, sin importar cómo son o en que época han nacido, piden algo en común y esto amor. Algo que a muchos hombres les es un poco difícil dar, pero desde luego, no es imposible.

Con todo, hay 10 cosas que todo hijo varón necesita de su padre y hoy las compartiré contigo:

1. Una imagen paterna
Pese a la gran cantidad de personas que creen que la imagen paterna no es importante para la crianza de los hijos varones, debo decir que no existe una posición más equivocada que esa. El niño necesita identificarse con alguien de su mismo género, pues de ahí parte la construcción de su propia identidad.

2. Un héroe digno de imitar
El niño observará desde un inicio la manera como el padre enfrenta el día a día con sus triunfos y sus fracasos. Ve cómo, pese a la enfermedad o la inclemencia del clima, su padre le pone la cara a la vida.

También se da cuenta cómo su héroe hace respetar y valer a su núcleo familiar, así que toma a su padre como un súper héroe digno de admirar.

3. Un educador en valores
Desde que un hombre elige ser padre, con ello viene su elección de enseñar. La casa es la primera escuela de un niño y sus padres sus primeros maestros. De papá aprende respeto, honestidad, la virtud del trabajo, paciencia, caridad, lealtad y muchas más lecciones.

Así que todo varón digno debe cuidar cómo se relaciona con su esposa, hijos y demás familiares, porque sus pequeños imitadores lo están observando de manera celosa.

4. Amor
Como todo niño, necesita abrazos, caricias, juegos, atención de parte del papá. El amor tiene muchas maneras de ser expresado y el niño necesita saber que es amado, no solo que se le exprese de manera oral, sino que se le demuestre con actos afectivos hacía el.

5. Disciplina
Si un padre ama a su hijo, corregirá su camino y lo hará antes que sea demasiado tarde. Es deber de un padre hacerlo, para que cuando él ya esté grande, sea un excelente hombre y un buen ejemplo para sus propios hijos.

6. Protección
Un niño en un principio no sabrá cómo defenderse de las dificultades de la vida, así que necesitará ser protegido y alejado del peligro. Eso queda en manos de su padre. Poco a poco, el menor irá interiorizando lo que su padre le enseña y sabrá protegerse a sí mismo de las dificultades de la vida.

7. Libertad
Al darle las herramientas mediante una buena crianza y ejemplo, el padre podrá darle libertad de elegir su propio camino. No importa cuántas veces se equivoque, con la guía y disciplina paterna le irá mostrando los diferentes caminos de la vida y las elecciones sabias que puede y debe hacer para ser feliz.

8. Seguridad
Los hombres son más pragmáticos y van más a lo seguro, por eso es necesario un padre que se muestre como alguien que no vacila al tomar una decisión. Al hacerlo, le estará dando a su hijo una enseñanza valiosa que le permitirá elegir sin dudar en los momentos más importantes de su vida.

9. Independencia
Un padre responsable debe enseñar a su hijo desde pequeño diferentes labores; ejemplo de eso puede ser designarle lavar el carro familiar de vez en cuando, arreglar su cuarto y tantas otras labores que le hagan libre.

¡Claro!, esto sin exigir al niño más de lo que sea capaz de dar, según su edad y habilidades; de lo contrario, dependerá del padre hasta para elegir qué ropa vestir cuando sea adulto.

10. Un amigo
Un padre nunca dejará de serlo, pero cuando un hijo ya es adulto, no requerirá tanto a un padre, sino de un amigo en quién confiar, con quién compartir experiencias y construir recuerdos.

Recuerda que tu hijo siempre necesitará a su padre; eres su ejemplo a seguir y cuando ya hayas dejado esta existencia, seguirás vivo en lo que le enseñaste y en sus recueros y vivencias. Esa es la forma en que te proyectarás a la eternidad.

9 técnicas que calman hasta el peor berrinche del siglo

Ser madre es uno de los regalos más preciosos que me ha dado la vida. Disfruto plenamente en compartir la vida con ese ser que es un tesoro para mí. El amor que siento por mi hija me da la fuerza que me impulsa a seguir.

Pero la maternidad, (y paternidad también, por supuesto), tiene aspectos difíciles, situaciones y problemas a los cuales nos debemos enfrentar. Los mismos pueden ser bastante estresantes y requieren una cuota extra de paciencia de nuestra parte.

Este es el caso de los berrinches. Los mismos son una reacción desproporcionada ante situaciones cotidianas, una crisis temporal y suelen aparecer entre dos y los tres años de edad.

En esos momentos, como decía, he debido armarme de paciencia infinita y, aunque al principio me generaba mucho malestar y nerviosismo porque no sabía cómo lidiar con esas situaciones de enojo, poco a poco fui aprendiendo a actuar de la manera correcta.

Por eso, he logrado encontrar técnicas que me han servido a veces unas y a veces otras pero que nos han llevado a mi hija y a mi a transitar el berrinche de una manera exitosa. Espero que sean de tu utilidad. En primer lugar:

Hazle un chiste
: Cuando mi pequeña está enojada pruebo a hacerle un chiste o una morisqueta graciosa. Su rostro se transforma y vuelve a sonreír otra vez. El humor es una estrategia infalible.

Cántale una canción
: La música calma y relaja. Canta una canción o ponla en youtube. Si es su favorita mejor, ya que la música trasladará al niño a esos momentos de alegría y de juego y de esa manera se relajará un poco y se le pasará el berrinche.

Mantente firme pero sin enojarte ni enloquecer
Ponerte a gritar sólo empeora las cosas. Como padres debemos aprender a poner límites con firmeza y seguridad, a decir no sin gritar. Los niños necesitan apoyarse en un adulto sereno y decidido.

Lo cual no quiere decir que no tengamos deslices en nuestro comportamiento alguna vez, somos seres humanos. Pero debemos tratar de que los gritos no sean la norma.
Abrázalo
. Es una técnica que a veces resulta un arma de doble filo pero que a veces funciona. Dependerá del niño si acepta o no un abrazo en ese momento. La contención dará lugar al llanto luego del enojo y, cuando esté más calmado, podrán conversar sobre la situación.

Dialoga con él
. Explícale de manera empática, dile que entiendes su enojo pero que no es no y dile el porqué. Los niños muchas veces calman su enojo cuando comprenden las razones de la negativa de los padres.

Valora su emoción, dile que comprendes que se sienta mal pero que es necesario hacer caso a mamá.

Míralo con amor pero mantente firme
El amor no significa permisividad sino poder demostrarle lo que sientes por él, que se sienta cuidado y protegido pero también limitado, ya que esos límites lo ayudarán a crecer. Amor y firmeza deben ir de la mano. Debes demostrarle que eres la autoridad pero sin violencia.

Enséñale a respirar profundamente y contar hasta diez
: Esta técnica debe ser enseñada en momentos de calma. De esa forma, cuando tenga un berrinche no será algo desconocido para él cuando le digas que respire profundo.

Tendrá más utilidad cuando notas que está a punto de enojarse y todavía no ha llegado a hacer un gran berrinche. Será más sencillo para él cumplir con tu sugerencia.

Sácalo a dar un paseo
El cambio de escenario será una estrategia formidable para que a tu hijo se le pase el enojo. Vayan a un lugar que le guste mucho, por ejemplo un parque o una plaza con juegos para que se entretenga y descargue tensiones.

Previene las rabietas
: Si sabes que vas a pedirle algo que no le gusta (por ejemplo, abrigarse) explícale de antemano el porqué de la acción. Práctica alguna de las opciones anteriores y luego dile de buenas maneras lo que tiene que realizar.

Por ejemplo, si se enoja cuando tiene que bañarse o no quiere irse a dormir, dile con tiempo que pronto llegará la hora del baño o de acostarse. De esa manera le das tiempo a que juegue un rato más y previenes su enojo.

A medida que tu hijo vaya creciendo y con tu ayuda, los berrinches irán desapareciendo. Así que, a no desesperar y a tener en cuenta los puntos sugeridos en este artículo.

Recuerda felicitarlo cuando va logrando controlarse. Dile que estás orgullosa de él. Eso afianzará su comportamiento positivo y lo ayudará a superarse a sí mismo.

Estas son estrategias que sirven para romper el círculo vicioso, para desviar el foco de atención. Y tú, ¿qué haces cuando tus hijos tienen berrinches? Compartir tus ideas y sugerencias será de utilidad para todos.

3 señales tempranas de que estás embarazada de gemelos (antes de que el médico lo confirme)

Como hija de una mamá que tiene una hermana gemela, ser madre de más se un bebé a la vez, siempre fue una gran posibilidad. Por alguna razón, muchas mujeres tenemos la fantasía de tener gemelos, o trillizos; sabemos que será un trabajo tremando, pero fantasear con criar dos personitas idénticas al mismo tiempo y tener el privilegio de verlos interactuar, suena bastante tentador.

Hay alguna señales que pueden indicar que estás esperando más de un bebé, que puedes notar antes de que el doctor te lo confirme en tu primer ultrasonido.
.
Según What To Expect, el número de nacimientos de gemelos o mellizos en Estados Unidos ha crecido un 75% en los últimos 30 años.

Según Bebés Latinos, las posibilidades de que tengas gemelos aumentan luego de los 35 años, ya que sorprendentemente, la producción de la hormona folículo estimulante (la encargada de madurar los óvulos) aumenta cuando el sistema reproductivo comienza a decaer.

Su aumento hace que las mujeres que ya han pasado los 35 produzcan más de un óvulo por ciclo.
¿Cómo saber si estás esperando más de un bebé?

1. Producción de hCG muy elevada
Según Parents, los niveles elevados de la hormona hCG (ganadotropina coriónica humana) indican la presencia de más de un bebé. Este número parece elevarse drásticamente desde los primero minutos después de que la implantación ha tomado lugar.

“Los embarazos de gemelos comúnmente presentan un número de hCG elevado, pero a veces los embarazos de un solo bebé, pueden también hacer lo mismo, aunque es mucho menos común”, explica la Dra. Amis Grunebaum, directora de obstetricia y jefe del departamento de nacimientos en el Hospital Presbiteriano de New York.

Este resultado puede ser obtenido en el análisis de sangre que se realiza para confirmar el posible resultado positivo obtenido en los tests que se compran en las farmacias.

Alesandra Dubin, madre de gemelos, comentó en Parents que cuando ella habló con su doctor luego de haberse hecho el análisis de sangre él le dijo: “Sí, estás embarazada. De hecho tus niveles hormonales son tan altos, que no sabemos cuántos bebés hay allí dentro”.

2. Síntomas de embarazo EXAGERADOS
Si bien, si es tu primer bebé, a lo mejor no puedes medir su intensidad por que no tienes con qué compararlo, y las mujeres somos todas diferentes; algunas pasan los nueve meses sin experimentar un solo síntoma: No nauseas, no vómito, no antojos, nada, sus embarazos son como un trámite.

Sin embargo, en los embarazos múltiples, las mujeres experimentan síntomas EXAGERADOS, es decir, hasta la mujer cuyos síntomas de embarazo fueron demasiado fuerte, no se comparan a los síntomas de un embarazo múltiple.

La presencia descontrolada de las hormonas son las responsables de estos cambios. “Cuando una mujer está embarazada con gemelos, ella está a riesgo de que estén pasando varias cosas, en comparación con una mujer que sólo está esperando un bebé.

Por ejemplo, debido al elevado nivel de la bhGC, ella puede tener más síntomas de nauseas y vómitos que una mujer esperando sólo uno”, explica la Dra. Christine Greve, ginecóloga en el hospital de mujeres y bebés en Orlando.

3. Una panza mucho más grande mucho antes de tiempo
Obviamente, dos bebés ocupan más lugar que uno, y esto no parece ninguna ciencia, sin embargo, lo diferente es que por lo general los embarazos de gemelos se ven más grandes casi desde el principio.

Aunque estos tres síntomas son señales de que puede haber más de un bebé allí adentro, esto sólo lo podrás saber una vez que el ultrasonido lo confirme. Lo bueno de nuestros tiempos, es que los médicos pueden confirmarte el embarazo de gemelos con sólo seis o siete semanas de embarazo.

Cuando mi abuela tuvo a mi mamá y a su hermana gemela, ella no sabía que eran gemelas hasta que la primera nació y comenzó nuevamente el trabajo de parto unos minutos después; no era la placenta, sino su segunda hija.

Como hija de una gemela, puedo dar testimonio que tener un hermano gemelo debe ser lo máximo; por más miedo que nos pueda dar, sin lugar a dudas, es algo sumamente especial.

Cómo ve una niña a su papá

El papá es el primer amor en la vida de una niña. Y no hay nada malo en ello. Por otra parte, la existencia de este vínculo es vital, ya que en esa relación la niña va a formar el modelo de amor que desean recibir en el futuro.

La relación de la niña con su padre
El padre es el que trata de separar la hija de la madre, lo que le permite relacionarse con “el otro”, lo diferente. Es de suma importancia para su madurez emocional. Según Freud, este proceso también es clave para la orientación sexual de la muchacha al entrar en la adolescencia.

Porque al ver que la madre tiene una relación con su padre, la niña tiende a imitarla y se aferran a su padre, e incluso rivaliza con la madre por su amor. Con demasiada frecuencia, la hija dice que es “la novia de papá”. Al darse cuenta de que su padre “pertenece” a la madre, la niña se identifica con ella y quiere ser como ella para ganar el amor de su padre.

Esto más tarde se manifiesta en la búsqueda de los hombres con características similares a su padre. Por supuesto, todo sucede en un nivel inconsciente. La niña no sabe que este proceso ocurre, ni tiene la intención de que así sea.

¿Qué quiere una jovencita de su padre?
Una chica quiere sentirse querida y valorada. Ella quiere que su padre tenga en cuenta su belleza, su pelo ordenado, cómo le queda la ropa y que él sepa de sus éxitos en la vida. Ella quiere ser acariciada y elogiada por su padre.
Es muy importante que el padre responda a estas necesidades de su hija y que demuestra que está atento a ella y que la aprecia.

Es muy importante que como padre le digas a tu hija que es hermosa, que se ve bien con su nuevo corte de pelo, o su vestido, o simplemente que la felicites por su buen desempeño. En una palabra, que le hagas sentir que te preocupas por ella y la amas.

En nuestra cultura, casi cada chica quiere ser “la princesa hija de un rey”, y no está dispuesta a aceptar cualquier tratamiento menos que ese. Las críticas, aunque a veces son necesarias, no son bienvenidas.

Si como padre tienes que llamarle la atención, procura hacerlo con amabilidad. Es muy embarazoso para una niña o una adolescente, escuchar a su padre decir que su pelo es feo o que ella no está oliendo bien.

¿Cómo ve una niña a su papá?
El padre es su primera referencia al mundo masculino y un modelo, tanto de cómo un hombre debe ser, como de cómo debe ser tratada una mujer.

Si el padre es amable, la trata bien y es un ejemplo de virtudes, es probable que la chica busque este tipo de hombre cuando ella crezca y se relacione con un adulto. Lo contrario también es cierto.

Si el padre es agresivo, autoritario, deshonesto, es lo que va a mantener a la hija como un hombre “modelo”. Según Regina Rahmi, psicoanalista, la verdad es que el modelo paterno es lo que una mujer va a buscar “Como amigo, como novio, como esposo…”

Las niñas admiran su padre, quieren agradarlo, conquistarlo y recibir su amor. El padre es fuerte y protector. Él es el proveedor y puede realizar sus deseos de consumo.

Por lo mismo, es deber del padre el ayudar a su hija a madurar y crear su propia identidad. La hija debe saber que ella no tiene que adaptarse para ser digna de recibir amor, o imitar a alguien para complacer a un hombre.

Para ello, el padre debe mostrar amor y aceptación incondicional a su hija. Frases como: “Ya no te quiero, por eso que acabas de decir”, o: “Ya no te quiero, porque sacaste bajas calificaciones en la escuela”, le enseña a la niña que tiene que ser buena y hacer lo que el padre quiere, para poder ser amada, lo cual la hace desarrollar una baja autoestima e inseguridad. Ella llega a creer que si no es amada, es porque ella es mala.

El padre autoritario vs. padre permisivo
Según la psicóloga Lila Rosana: “Ser un padre autoritario puede enviar el mensaje a su hija que ella debe someterse a los hombres. Evalúa si necesitas ser autoritario, ya que permitir que tu hija toma sus propias decisiones puede ayudar a su madurez y a crecer, al asumir las consecuencias de tomar malas decisiones”.

Por el contrario, hacer todo lo que ella quiere, te convertirá en el favorito de ella, pero con ello le enseñarás a tu hija a ser manipuladora. Tú función de padre también implica establecer límites.